La sutil diferencia entre ver o sentir

Todos conocemos la frase “una imagen vale más que mil palabras”, pero permitirme ponerla en duda por una vez, y os explico por qué:

La foto está tomada en el Hombu Dojo  de JKA SPAIN, durante una de las clases del curso de instructores de Mayo de 2016.

2016-05-01 Curso instructores 05

Maestro Aoki – Sempai Gamito

Varios karetekas de Irún tenemos la suerte de poder acudir a estos cursos y presenciar entre otras muchas cosas el momento en el que se realizó la foto . Un tiempo después, charlando con nuestro sempai Antonio Gamito (uke de Aoki sensei en esta foto), le preguntamos como percibió él ese momento. Tras una sonrisa inicial, su cara se puso más seria para explicarnos su experiencia. Experiencia que con su permiso compartimos:

No me explico como lo hizo, el Maestro estaba en postura natural, tan natural que no parecía estar en guardia. Realicé un ataque de mawashi geri, al realizar la técnica de pierna sentí una fuerte presión en el pie de apoyo. Era el Maestro cortando mi ataque con la acción coordinada de los más de 100 músculos, ligamentos y tendones que alineaban los 26 huesos de la planta del pie , provocando un asentamiento que se trasladaba elásticamente al tren superior e inutilizando mi técnica de pierna.

Simultáneamente, sentí la “punzada” de un gyaku tsuki nacido de una postura similar a los fudo dachi de los Maestros antiguos. ¡¡Todo fue tan rápido!!

Sin duda el Maestro Aoki, es la demostración de que se puede desarrollar la técnica de una forma continua durante toda la vida. Un trabajo basado en un análisis creativo y riguroso al más alto nivel, y a su vez, profundizar en una forma concienzuda en cada movimiento y técnica. Este estudio se llama AOKI BIOENERGIA & KARATE-DO

¿Ya no parece la misma foto verdad?

Instructores JKA SPAIN


Curso Internacional JKA – 2015


Pronto volveremos a disfrutar de las enseñanzas del Maestro Aoki en el Gasshuku 2016  del 15 al 19 de Agosto en Los Alcázares (Murcia).

¿Quién  se anima?

La apuesta por la calidad

El mundo del karate lleva un tiempo evolucionando hacia un aspecto deportivo y competitivo, haciendo una apuesta por la cantidad. Se busca el numero de federados, cuantos alumnos hay en el dojo, y la componente competitiva ayuda mucho a atraer clientes.

De esta manera nos encontramos dojos con  montañas de karatekas jovenes, volcados en sus  capacidades fisicas. Apostando por la flexibilidad, la fuerza, la velocidad explosiva,… trabajan estos aspectos, muy importantes, pero…

… muchos se pierden la profundidad del karate. Abandonan en el camino la calidad, y no solo ellos, sino sus maestros, que no les guían por el camino de cuidar los detalles y los aspectos sutiles de cada técnica, y de sus objetivos finales.

Hace unos días leí un articulo que en principio no se concentraba en el tema aquí tratado, pero comentaba en un párrafo algo que me llamó la atención.

En la actualidad, la diferencia entre el judo y la lucha libre estriba casi exclusivamente en sus reglas y están desapareciendo las grandes diferencias entre las respectivas maneras de mover el cuerpo y sus métodos de entrenamiento. Es un hecho ya ampliamente conocido que si se hiciera judo con la ropa de judo puesta y según las reglas del judo, el practicante de judo tendría una gran ventaja, pero si se compitiese vestido con el uniforme de lucha libre y según las reglas de la lucha libre, la ventaja del practicante de lucha libre sería abrumadora. 

A final de cuentas nos viene a decir que es el cuidado de los detalles lo que hace al arte marcial algo especial.

Es en los detalles de la ejecución de la técnica y su aplicación donde destaca un maestro, y si este quiere dejar un legado será en la enseñanza de estas sutilezas donde concentrará sus mayores esfuerzos.

Al final preservar el arte es buscar y desarrollar lo que lo convierte en especial y único, es preocuparse por la calidad en la práctica.

 

 

Desde el Cuerpo Interior,…

Ha pasado un tiempo desde el Curso de Instructores de JKA-Spain. Como todos los años se ha celebrado en el Hombu Dojo, en casa del Maestro en San Juan de Alicante. Fue  durante el Puente de Mayo.

Tenemos la costumbre de apuntar los trabajos que se realizan durante el curso, y las lecciones a aprender en el mismo día, para no olvidar el más mínimo detalle. Estos cursos tienen una carga conceptual tan importante que no se puede pretender aprender en 4 días todo lo que se plantean. Estos cursos te cargan la mochila de trabajo para llevar al propio dojo y desarrollar antes de volver a encontrarnos.

Además, estos conceptos hay que madurarlos profundamente antes de que sea prudente reseñarlo correctamente.

Como  en cursos anteriores trabajamos tanto bioenergía, como karate. Y poco a poco los trabajos de ambos van convergiendo. La bioenergía nos ayuda a movilizar todas y cada una de las partes del cuerpo, y en el karate tenemos que usarlas para aplicar y ser efectivos. Hemos alternado jornadas de uno y de otro, y estaban tan imbricadas que casi no se puede decir cual era cual.

Este año los instructores tenemos que dar un salto muy importante en nuestra evolución. Estos cursos anteriores han hecho mucho hincapié en la utilización del cuerpo interior para la aplicación del karate. Ahora hay que avanzar en la propia conciencia y control, para llegar a aplicar hasta los dedos de las manos y los pies.

Tenemos que evitar todas la rigideces corporales y orientar todos nuestros movimientos y esfuerzos, TODOS, a un objetivo: desarmar al contrincante.

Una vez más el camino que recorremos nos muestra que la meta no está cerca. De hecho cada vez está más lejos, y eso es bueno, porque lo  importante es recorrer el camino, y no llegar al final.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Solo sé que no sé nada

El último fin de semana de Abril nos desplazamos a Alicante durante tres días para participar en el curso de instructores de Karate JKA y Bioenergia. Como siempre todo esto se desarrolló de la mano del sensei Osamu Aoki en el Hombu Dojo de JKA Spain.

Este año el maestro se propuso transmitirnos la conexión entre la practica del karate y el uso del cuerpo y por ello durante los tres días hemos intentado relacionar los trabajos de karate con los ejercicios de bioenergía. Nos resulta extremadamente interesante descubrir el análisis que desarrolla el sensei Aoki para mostrarnos la relación entre los ejercicios de bioenergía y la practica del karate. Nos explica y nos muestra con todo lujo de detalles el camino a seguir y el trabajo a realizar para ser mejores karatekas y tener la salud que nos permita seguir practicando karate a cualquier edad.

Pero de todo el aluvión de información que recibimos durante los tres días, desde nuestro humilde punto de vista se desprenden dos conclusiones importantes:

– La primera es que los conceptos que nos transmite el maestro no son ni mucho menos triviales. Asimilar toda esta información implica analizarlos por tu cuenta, tratar de anotar todos los conceptos importantes y lo que es mas importante, practicar, practicar y practicar. No basta con ver y anotar, hay que trabajarlo y madurarlo para que tu cuerpo aprenda sintiendo, no solo viendo.

– La segunda conclusión tiene relación con el título de la entrada. Tal y como decía Sócrates en la antigua Grecia, “solo sé que no sé nada”. Y con esto entendemos que por mucho que aprendas, por mucho que profundices en el arte, siempre habrá algo, o en nuestro caso mucho, que aprender.

Curso Instructores JKA y Bioenergia

Curso Instructores JKA y Bioenergia

Así que después de tres días de convivencia y practica nos volvimos con las pilas bien cargadas para poder continuar trabajando y seguir mejorando poquito a poquito, sin prisa pero sin pausa. Ya que si el sensei Aoki nos revela su secreto desarrollado durante años nuestra responsabilidad es como mínino mostrar un avance y así mejorar el nivel del karate.

Mejorando Shuto Uke,… sin repetirlo una sola vez.

Este fin de semana acudimos a Mora. Una vez más para asistir a un gran curso del Sensei Aoki.

Quiero contaros como nos fue separando dos partes muy distintas.

La convivencia

Para esta ocasión Enrique nos ha elegido una casa rural a las a fueras del pueblo. Una casa típica manchega (espero) que teníamos para nosotros solos. Compartimos con tranquilidad desayuno y cena, y nos permitió compartir nuestras experiencias.

Pero mejor aun, el maestro nos contó sus inquietudes. Y aquí es donde podemos aprender, y mucho.

Habló de como el karate no es solo es conocimiento técnico  sino que hay unos valores que desde dentro tienen que apoyar nuestro trabajo, y llevarlo hacia adelante.

Habló de que hay que prestar atención a la calidad, y no concentrarse en la cantidad.

Habló de la importancia del compromiso, el esfuerzo y el sacrificio de los karatekas.

Y nosotros escuchamos, y creo que también aprendimos.

El curso

Y el sábado madrugamos para asistir al curso. Y pudimos descubrir las conexiones infinitas que hay dentro del karate. Todas las técnicas tienen grandes puntos en común. El karate nace en el “Cuerpo Interior”. Nunca llegaremos a desarrollarlo si nos limitamos a usar la fuerza muscular de nuestros brazos y piernas, tenemos que ser capaces de hacerlo nacer en nuestras costillas, omóplatos, etc.

Y en el cuerpo interior las distintas técnicas son básicamente iguales. Este sábado aprendimos a mejorar nuestro shuto uke, y para ello repetimos mae geris, shoto uke, oi tsuki,… pero no hicimos un shuto.

Participantes del curso

Participantes del curso. Gracias Enrique

La satisfacción de enseñar

Si el la anterior entrada comentábamos la ilusión de aprender en esta ocasión voy a hablar sobre la enseñanza, obviamente la enseñanza del karate. Antes de nada conviene aclarar que nosotros no nos consideramos maestros de karate, nada mas lejos de la realidad. Estamos muy, pero que muy lejos de algo de semejantes dimensiones, aún nos queda mucho por aprender y mucho camino por recorrer. Podríamos decir que somos “profesores” de karate y así nos identificamos.

Todos los que estamos en la tesitura de intentar enseñar el karate somos conscientes y alguna vez hemos sufrido en nuestras propias carnes la frustración de intentar transmitir una ilusión por este bello y noble arte y no ser capaces. Cada vez es mas  complicado conseguir que los jóvenes y algunos adultos adquieran compromiso y vean el sacrificio que se hace para ellos a nivel de horas y esfuerzo con el único objetivo de mejorar su enseñanza, es complicado transmitirles lo que la mayoría de nosotros sentimos a través del Karate-Do.

ense_ar

Ahora bien, siendo objetivos, lograr esa implicación es una de nuestras tareas como profesores, nosotros debemos ser el motor de empuje aunque para lograrlo hace falta obtener cierto feedback de los alumnos, y cuando se consigue, aunque sea de forma fugaz, merece la pena. Esa es la satisfacción a la que me refería en el título, conseguir que la clase sea integra de principio a fin, se mantenga la actitud de todos los integrantes, se muestre interés por lo que se está desarrollando prestando atención con los cinco sentidos, se muestre puntualidad, respeto etc. Este efecto, que se da en ocasiones, permite que en el Dojo todos estemos alineados y nos movamos en la misma dirección mejorando día a día, por que siendo sinceros en una clase de karate, como en la vida, aprenden los dos, el maestro y el aprendiz.

Un nuevo año … la misma ilusión de siempre

Arrancó el 2013, terminaron las fiestas y comilonas. Parece que todo vuelve a la normalidad y en cierto modo se agradece. Desde nuestro pequeño Dojo hemos intentado que el cambio de ritmo debido a las navidades nos perjudique lo menos posible y siempre que nos ha sido posible hemos intentado entrenar para no perder la forma.

Pero ahora ya no hay excusas para ser perezoso hay que volver de nuevo a la carga, y como reza el título de esta entrada con la misma ilusión y pasión por el arte marcial de siempre. Nuestra próxima etapa está a la vuelta de la esquina. El 19 de Enero tenemos una cita con el Maestro Aoki en Mora (Toledo). Allí nos veremos de nuevo todos los compañeros de la geografía Nacional que compartimos esta pasión y a los cuales no vemos desde el pasado mes de Noviembre en el Curso Internacional JKA.

Curso Karate-Do y Aoki Bio-Energia

Curso Karate-Do y Aoki Bio-Energia

La ilusión por mejorar, por aprender algún concepto nuevo del maestro o por resolver las dudas que te surgen a media que avanzas e investigas, son algunos ejemplos de lo que nos empuja cada día a ponernos el karategi e intentar seguir evolucionando.  Sin ese “empuje”, francamente, sería difícil entrenar después del trabajo o desplazarse a tantos kilómetros de casa. Pero esa es la magia del arte marcial, siempre hay algo que aprender y a medida que profundizas el cuerpo te pide conocer más y más. Ese es nuestro objetivo, ser cada día mejor karateka y mejor persona.

Nos veremos pronto. Oss!

KEIKO OSAME 2012

Esta mañana hemos realizado el último entrenamiento del año (KEIKO OSAME). Al ser el último del año, hemos querido elegir un sitio distinto al habitual. El Dojo elegido ha sido la playa de Hendaia. Hacía un poco de frío (normal en estas fechas), y los que más lo han notado han sido los pies, que han acabado un poco insensibilizados por el frío y la humedad.

Pero la experiencia de que vaya saliendo el sol según avanza el entrenamiento y la brisa del mar lo compensa todo.

Siendo unos privilegiados como somos, ya que tenemos la playa y el monte a 5 minutos en coche de nuestras casas, no esperaremos un año para repetir la experiencia.

Esperamos que para la próxima se anime más gente.

Que paséis todos un feliz fin de año, y que entremos bien en 2013!!!!!

29/12/2012

31/12/2012 KEIKO OSAME

Conociendo a Fratres

Esta semana he tenido que desplazarme por trabajo. Y he querido aprovechar estos desplazamientos que esporádicamente surgen para conocer el trabajo que desarrollan en otros dojos. Soy de la opinión de que es muy interesante conocer otras perspectivas y sensibilidades. Siempre se pueden encontrar puntos en común con el trabajo propio, y posibilidades de evolución.

Dojo FRATRES

En esta ocasión he viajado e Cáceres. Entré en contacto con Agustín  Mojena, que lleva el Dojo Fratres. Desde aquí quiero agradecer la calida acogida que me dieron, no solo el sensei, sino todos sus alumnos. Muchas gracias a todos.

Como comentaba con Agustín, en karate todos hablamos el mismo idioma, aunque tengamos distintos acentos. Siempre podemos entendernos, y siempre podemos aprender.

Agustín me invito a pasar por allí el Miércoles a las 8, cuándo tenia la clase con los adultos. Me presenté un poco pronto (quizás demasiado) y entré a ver a ver la clase que tenia con los chavales primero. Hicieron trabajos de kumite deportivo. Se concentró la atención en los cambios del centro de gravedad para bloquear y aprovechar la contra, buscando el punto muerto del oponente.

Después entramos los adultos. Desarrollamos un trabajo de Oio bunkai de las comienzos de los katas heian. Repasamos estos comienzos, con pequeñas variaciones y evoluciones, para posteriormente aplicarlas.

Resultó muy interesante cambiar de compañero en cada cambio de ejercicio. De esta manera se trabaja mucho la adaptación a distintas realidades.

Los bunkais trabajados fueron muy distintos al bunkai standars para el kata, y se veía que Agustín ha reflexionado y buscado sobre la base del kata básico.

En resumen, un trabajo pensado y muy interesante. Siempre hay que buscar la finalidad en el karate, y la aplicación real es de lo más interesante.

De nuevo agradecer al dojo fratres (Sensei y alumnos) su recepción.

Makiwara

Hoy vamos a dedicar la entrada al Makiwara.

No voy a entrar en muchos detalles de lo que es un makiwara porque considero que todo karateka que se precie debe conocerlo, pero si hay que darle una definición para que la entienda la gente de a pié, podríamos decir que es “un palo de madera, preferiblemente haya, clavado en el suelo y recubierto en la parte superior por esparto, sobre el que se golpea”.

Makiwara

El objetivo no es hablar de como es un makiwara, ya que cada uno en su dojo lo construye como buenamente se le ocurre (en internet hay información de sobra para ello) o los medios de que disponga le permiten.

Hoy queremos hablar de si su uso es recomendable o no. Sabemos que hay muchas opiniones diferentes al respecto, y nos encantará escucharlas, y debatirlas todas. Desde nuestro punto de vista, basado en la experiencia personal, y en las distintas discusiones que hemos mantenido con otros karatekas, tenemos que decir que si, es altamente recomendable, imprescindible incluso.

Son distintas las razones que nos han llevado a esta conclusion. Y todas tienen que ver con el objetivo final del karate.

Desde que te inicias como estudiante de karate trabajas un porcentaje muy elevado de tiempo con técnicas al aire, a excepción de cuando realizas kihon por parejas. Este tipo de trabajo es muy interesante ya que te permite aprender a controlar tu cuerpo y conseguir una colocación correcta de músculos, huesos, ligamentos, etc. Dicho de otra forma, el trabajar al aire nos da libertad de movimientos y eso hay que aprovecharlo. 

Pero con esto no basta, ya que si ejecutas tus técnicas siempre al aire llegado el momento de golpear sobre algo firme no sabrás hacerlo y lo mas probable es que te lesiones. Aquí es donde aparece la función del makiwara. Nos permite tener una realimentación sobre nuestras técnicas aplicadas, nos está indicando si golpeamos correctamente, si tenemos lo hombros relajados, la muñeca alineada, si golpeamos con los kentos, si trasladamos la fueza desde el suelo o simplemente golpeamos con el brazo. En definitiva, podemos comprobar si la tecnica es efectiva contra un objetivo

No he mencionado aún el endurecimiento que nos ofrece el trabajo de makiwara, no por que lo despreciemos, sino porque nos parece mas importante lo anteriormente descrito. Endurecer los elementos del golpeo de tu cuerpo es muy interesante y atractivo, pero no es mas que una consecuencia de un trabajo de makiwara correctamente ejecutado. Desde nuestro punto de vista es mucho mas importante la primera parte principalmente porque te está educando.

Por supuesto el trabajo del makiwara es delicado y hay que hacerlo con mucha cabeza y conocimiento, no puede iniciarse en esta técnica una persona con poco nivel, ya que primero hay que tener un mínimo de conocimientos en el subconsciente, de lo contrario su uso si que es perjudicial. Cuando se pratictica el Makiwara con un nivel de madurez insuficiente corremos un riesgo importante de no comprender el trabajo a realizar, y por ello deformar el trabajo tecnico del kihon, de coger vicios, e incluso de lesionarnos.

Para terminar os adjunto un enlace a un vídeo del sensei Mikio Yahara haciendo una pequeña demostración del trabajo sobre el makiwara. Os invito a reflexionar  sobre lo que os hemos intentado contar en esta entrada, así como lo que se puede apreciar en el vídeo, y a que lo compartáis con nosotros en este blog

¿Tenéis instalado algún makiwara en vuestro dojo? ¿Practicáis con él?

Saludos